lunes, 31 de julio de 2017



ALGO QUE MUCHOS NO SABEN
Por Elsa Claro
Algunos enviados especiales de varias publicaciones españolas describen a Caracas como una ciudad dividida según los escenarios y situaciones que se viven. En el este, donde están enclavados los barrios ricos,  el escenario de violencia que inunda los espacios mediáticos, tiene como protagonistas a jóvenes encapuchados.
Al oeste, hay calma, normalidad,  particularmente, durante la jornada de elección de la  Asamblea Nacional Constituyente, el 30 de julio 2017, cuando tenía lguar la cita electoral número 21 realizada en  Venezuela en los últimos 18 años. Quiere decir que se hizo más de un sufragio anual. Rara “dictadura” esa, capaz de otorgarle tantas posibilidades a los ciudadanos de ofrecer su voto. Extraña virtud la de un gobierno que se expone al no y reconoce su derrota, como sucedió en dos oportunidades.
En el este caraqueño la apariencia insistente de los medios, aparenta una batalla ideológica. ¿Adolescentes que asumen las posiciones de las clases altas? Hay suficientes elementos indicando que, en todo caso, son simple, sustituible, carne de cañón que se arriesga por intereses ajenos, gente que va detrás de ellos, sin exponerse, en alguna marcha.
Aunque el proceso político impulsado por la Revolución bolivariana encabezada por Hugo Chávez beneficia a las capas bajas de la sociedad,  los beneficios de una redistribución de la riqueza más justa no siempre se corresponden con los cambios mentales de muchos. Siempre permanece un rescoldo social auto aislado que suele ser combustible para los peores empeños.
Con un cambio social importante no desaparece de forma automática la delincuencia o la Falta de integración de una persona o de una colectividad en las normas sociales comúnmente admitidas” según define la Real Academia de la lengua el término marginalidad.
Sobre esos sectores trabaja la oligarquía y les usa. En este caso, fuentes confiables cuentan que se hizo una selección de aficionados a los juegos digitales violentos, de entre los 14 y los 25 años. Una vez con este inventario, les convocaron para su participación en las llamadas guarimbas y convenientemente estimulados con alimentos y dinero, a veces con drogas, estos infelices se expusieron a ser víctimas y fueron, mayormente,  homicidas al lesionar a varios agentes del orden o a simples transeúntes, a quienes hirieron o quemaron vivos.
¿Tiene la llamada oposición venezolana recursos como para haber realizado un estudio que detectó ese material humano susceptible por partida doble para ser empleado en actos tan cuestionables? Sospecho que no y apunto hacia donde si hay sofisticados recursos para semejantes búsquedas.
De todos modos y a pesar del hostigamiento permanente,  8 millones 89 mil 320 personas depositaron su voto en favor de la Constituyente pese a las dificultades creadas por errores propios, -así lo admite Nicolás Maduro-  y agresiones de toda naturaleza, no solo generadas dentro del país.
Retos, trances a solucionar, existen muchos, pero ahora se cuenta con un nuevo instrumento que  ayudará a que se remonten, con orden, justicia y paz. Por todo eso votó, en memorable episodio, el pueblo de Bolívar, pese a tantos obstáculos y descalificaciones vergonzantes.

domingo, 8 de enero de 2017

PELIGRO A LA VISTA




Algunos autores reducen a contradicciones o luchas inter-capitalistas, las que están ocurriendo, particularmente la desatada por Estados Unidos contra Rusia. Hay base para el supuesto, pero existen otros factores influyendo y dando pie para que entre esos analistas se piense que resulta más probable que nunca, el peligro de una guerra mundial. en eso dedsembocarían los mal manejados desencuentros. 
Si el propósito de Barak Obama  o aquellos a quienes sirve, con la campaña desatada, es deslegitimar a Donald Trump, es posible que deban esperar a que  él solo se destruya, si se mantiene optando por los excesos anunciados, o, en su defecto, tendrán que buscar otros pretextos o quizás aguantarse por un tiempo.
Siempre, en definitiva, les queda un recurso reiteradamente empleado, como es el magnicidio.  Pero el cuento de que Rusia intervino de forma decisiva en el resultado electoral norteamericano es tan fatuo como primario.
Lamentable que al final de su estancia en puesto tan relevante Barak Obama gaste la pasión y el caudal político que pudiera conservar en asunto tan absurdo. Acusar a Vladimir Putin de dirigir personalmente la campaña de descrédito contra Hilary Clinton es ridículo y así va a quedar registrado en la historia. 
Para darle soporte a las afirmaciones emplea a la desacreditada CIA y afirma que Moscú se prepara para hacer lo mismo con otros países aliados de Washington. Internacionalizar la hipotética injerencia alimenta resquemores, discrepancias salvables, pero no ayuda a unir y darle vía a acciones sanas contra el verdadero enemigo, sea el terrorismo o las desigualdades económicas. Dos enfermedades graves que solo de conjunto pudieran obtener cura. 
Sin pretender liberar al Kremlin de sus deficiencias pasadas o actuales, resulta de todo punto imposible dejar a un lado lo que en contra de Rusia, de los rusos, por tanto, hizo Estados Unidos y un occidente que no se dio cuenta todavía que ya la URSS no existe. Solo en la etapa postsoviética, Estados Unidos intervino en la economía y las finanzas rusas, desde las bochornosas privatizaciones, hasta la exportación de capitales, o la fabricación de  grupos y organizaciones internas para minar desde dentro a la federación, sobre todo luego que arribaran al mando del país gobernantes nacionalistas, dispuestos a defender la so
Los procesos de desestabilización incluyeron a  ex repúblicas vecinas que, como Ucrania, tenían peso político y comercial en la existencia rusa. Innegable el papel de Washington en esos transcursos que ningún bien le hicieron a los sitios donde ocurrieron y de los cuales la Casa Blanca tampoco salió propiamente triunfante.
Quien carece de moral no puede erigirte en censor de nadie, sobre todo si, como es el caso, ha metido sus dedos en tantos pasteles en todo el mundo.